El juego es de roce y de calidad, la pecosa no trata diferente, cuando suena el silbato y el juez señala la mitad del campo, se acaba el temor por faldas, nada de fútbol en tacones, ni de palabrerías, 11 contra 11, a veces más juego fuerte, a veces incluso más huevo.

Read more »